La alfabetización permite acceder a empleos de mayor calidad y mejora la salud y la alimentación de las familias. Contribuye a la integración, a reducir la pobreza y aumenta las oportunidades de desarrollo de las personas. Y lo más importante: es el pilar central donde se sustenta la educación.

Sin embargo, no está al alcance de todo el mundo. Según la UNESCO, alrededor de 763 millones de personas adultas en el mundo carecen de unos conocimientos mínimos de lectura, cálculo y escritura. Además, más de 250 millones de niños, niñas y jóvenes no están escolarizados en el mundo.

¿Qué es la alfabetización?


Tradicionalmente cuando hablábamos de alfabetización nos referíamos a la adquisición de capacidades básicas de cálculo, lectura y escritura. A esto la UNESCO lo llama alfabetización tradicional. Sin embargo, el simple hecho de adquirir estas competencias no significa que las personas sepan aplicarlas y, como consecuencia, acceder a una educación de calidad se vuelve complicado.

Desde hace un tiempo, se ha instaurado el concepto de la alfabetización funcional. Según la UNESCO, hoy en día la alfabetización se entiende como un medio de identificación, comprensión, interpretación, creación y comunicación en un mundo cada vez más digitalizado. Por lo tanto, a diferencia de la alfabetización tradicional, el concepto actual busca abordar la alfabetización desde un enfoque global, vinculando todos estos aprendizajes logrados en lectura, escritura y cálculo con las exigencias sociales, laborales y comunitarias. O lo que es lo mismo, tener la capacidad de aplicar todos estos conocimientos a situaciones cotidianas. Y, es que, ¿de qué sirve tenerlos si no sabes cómo utilizarlos?

 

Desafíos en la alfabetización a nivel mundial 


Aproximadamente 1 de cada 6 menores de entre 6 y 17 años están aún sin escolarizar. De nuevo, las niñas siguen siendo las peor paradas. Según la UNESCO, nueve millones de niñas de entre 6 y 11 años nunca pisarán la escuela, frente alrededor de tres millones de niños. Como consecuencia, sus oportunidades se verán muy reducidas y tendrá un impacto muy negativo en su futuro.

Alfabetización

El analfabetismo también entiende de fronteras. El último informe publicado por la UNESCO ponía el foco en la brecha existente entre países con más y menos ingresos. El 19% de los niños de entre 6 y 11 años no asisten a la escuela en países pobres, frente al 2% de los niños que residen en países de ingresos más altos.

Esta diferencia es mucho más evidente en la población adolescente. En 2018, 61% de los menores con edades de entre 15 y los 17 años de los países con ingresos bajos no iban a la escuela, cifra que desciende al 8% en el caso de los que viven en países con ingresos altos.

Por regiones, las mayores tasas de analfabetismo se registran entre la población del África Subsahariana. Si en el mundo hay más de 59 millones de niños y niñas de primaria sin escolarizar, más de la mitad (32 millones) viven en esta región del mundo.

El impacto de la alfabetización en el desarrollo sostenible


El derecho a la alfabetización se encuentra implícito en el derecho a la educación de los niños y niñas y en el ODS 4 referente a la educación de calidad. Este ODS consiste en garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida.

Sin embargo, 2030 está a la vuelta de la esquina y, una vez más, los datos reflejan lo lejos que estamos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Tenemos un gran reto por delante: se calcula que, si no tomamos medidas urgentes, 12 millones de niños y niñas nunca irán a la escuela.

La falta de una educación de calidad se suele deber a las malas condiciones de las escuelas en muchos países, la desigualdad de oportunidades entre niños y niñas y la falta de preparación de los maestros. ¿Qué se puede hacer para alfabetizar funcionalmente a la población y promover una educación de calidad?

• Promover una educación básica y de calidad.
• Proteger a la infancia.
• Ampliar los niveles de alfabetización para jóvenes y adultos.
• Desarrollar entornos que favorezcan la alfabetización

Programas de alfabetización en países


Desde hace más de 40 años, Ayuda en Acción trabaja por y para las familias más vulnerables aquí en España y en otros países de todo el mundo. Una de las principales líneas de trabajo de nuestra organización es garantizar el acceso, permanencia y calidad educativa en etapas iniciales, primaria y secundaria a niños, niñas y adolescentes de estos países. ¿Cómo lo hacemos? A través de proyectos en los que utilizan el acceso a la educación como una herramienta indispensable para generar oportunidades. Los niños y niñas de hoy serán los adultos y adultas de mañana. Todo este trabajo tiene sus frutos, en 2022 logramos que más de 32.000 niñas y niños asistieran regularmente a clase.

Pero alcanzar el cuarto ODS no solo consiste en trabajar con las nuevas generaciones. No podemos olvidarnos de los millones de personas adultas que carecen de estos conocimientos y tienen derecho a tener, al menos, la oportunidad de adquirirlos. Aquí en España, impulsamos talleres de alfabetización dirigidos a población extranjera en el marco del programa Aquí también, que da apoyo a la infancia, adolescencia y familias en riesgo de pobreza y exclusión social.

 

Más de 250 niños no pueden ir a la escuela.