7 ejemplos necesarios de justicia social

Ejemplos justicia social
22-1-2020

Autor : Blanca Arnaiz

La justicia social se hace más necesaria que nunca en un mundo globalizado que aunque cada vez más rico, también es más desigual. Pero ¿qué es la justicia social? La justicia social es un principio básico, un valor fundamental para conseguir la convivencia pacífica y el progreso de las sociedades. A diferencia de la justicia, que busca el equilibrio entre el bien común y el bien personal, la justicia social da un paso más y promueve el reparto equitativo de los bienes y servicios. Para ello se apoya en normativas y leyes que garanticen su práctica. Su fin último es acabar con la pobreza y la desigualdad y conseguir el pleno desarrollo de las personas.

¿Por qué es necesaria la justicia social?

La pobreza, y la constante vulneración de los derechos de las personas, ponen en riesgo la convivencia social que se basa en el orden y la igualdad. Lamentablemente, que exista una Carta Magna de los derechos humanos no garantiza su acceso.  Es aquí donde la existencia de la justicia social cobra todo el sentido. Es necesario  crear mecanismos efectivos que garanticen que todas las personas puedan ejercitar sus derechos, se desarrollen con dignidad y así las sociedades puedan prosperar.

Ejemplos de justicia social

Hay tantos ejemplos de justicia social como ámbitos en los que se comenten desigualdades, aquí distinguimos algunos de los más importantes:

  1. La educación: la educación ha de ser inclusiva, equitativa y de calidad. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a acceder a una educación que les permita formarse y les asegure un futuro en igualdad de oportunidades.

  2. La igualdad de género: aunque las leyes reconocen los mismos derechos para hombres que para mujeres, la igualdad de género sigue siendo una tarea pendiente. Las sociedades deben procurar que todas las personas tengan garantizado el acceso a sus derechos sin tener en cuenta su género.

  3. La trata y el abuso: la pobreza, la exclusión y las guerras exponen a los más vulnerables a caer en las redes de las mafias de la trata. A través de sus legislaciones los países trabajan para condenar uno de los tipos de explotación más lucrativos del mundo.

  4. Racismo y xenofofobia: las personas deben poder acceder a todos sus derechos y obligaciones con independencia de su condición o raza. De esta manera podrán integrarse en la sociedad de manera igualitaria y con autonomía. Diferentes organismos internacionales trabajan por erradicar ambas formas de discriminación.

  5. Vivienda digna: a pesar de que las legislaciones de los países amparan el derecho a residir en una vivienda digna, esta premisa no siempre se cumple. El hogar debería ser un lugar habitable, seguro y accesible para las personas.

  6. Atención sanitaria: la calidad de vida de las personas depende en un alto grado de factores sociales y económicos. La pobreza y la exclusión tienen un elevado impacto en la salud de las personas. Por eso los países han de vigilar por proveer de un sistema sanitario suficiente y efectivo.

  7. Laboral: el trabajo digno permite a las personas desarrollarse y desenvolverse en la sociedad. El acceso a empleo y la retribución justa ayuda a crear sociedades más cohesionadas y equitativas.

Estos son los mejores ejemplos de justicia social. Porque el bienestar personal debe pasar por el bien comunitario. Clic para tuitear

¿Por qué un día dedicado a la justicia social?

Naciones Unidas eligió el día 20 de febrero como Día Internacional de la justicia social, para recordar a las sociedades la importancia de custodiar este valor. Vivimos en una sociedad global en la que los intereses de cada persona pasan por que se cubran las necesidades de la comunidad. Por eso es necesario que nos reorganicemos readaptando nuestra subjetividad con el objetivo de dar cabida a la dignidad de las demás personas.

La justicia social se encamina hacia la erradicación de la pobreza y el bienestar de todos los miembros de la sociedad y por eso está estrechamente ligada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 (ODS). Y bajo esa premisa trabaja Ayuda en Acción. La defensa de los derechos de las personas es la razón que cada día da sentido a la labor que realiza Ayuda en Acción en los 22 países donde desarrolla sus proyectos. Trabajamospara conseguir la erradicación de la pobreza, la exclusión y la desigualdad dando voz a las personas más vulnerables y reivindicando la necesidad de crear un marco normativo que garantice la equidad entre las personas.

Queremos vivir mejor y más tranquilos, pero nuestro bienestar pasa por crear un bienestar y una prosperidad sostenible que abarque a todos los habitantes del planeta.

banner-mujer-3